Comprarme a mí misma’: Emily Ratajkowski habla sobre su lucha por sus fotos en Internet  

Los famosos saben que tendrán que lidiar con paparazzis que los acosan por una fotografía que puedan vender a un tabloide. Aunque no les agrade, están conscientes de que es parte del “negocio” y una de las consecuencias por la exposición de sus vidas.

Sin embargo, el caso de Emily Ratajkowski carece de sentido común y es una muestra de que muchas veces los artistas y celebridades no son dueños ni siquiera de su propia imagen.

En un ensayo en The Cut, la modelo contó algunas de sus experiencias donde se ha sentido vulnerada por la utilización de sus fotografías y que le han valido incluso irse a juicio por los derechos de autor.


Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por Emily Ratajkowski (@emrata) el

El más conocido es la demanda que puso un fotógrafo que la acusaba de utilizar una fotografía sin su consentimiento. Fue demandada Robert O’ Neil debido a una imagen de ella misma subió a su Instagram. El problema es que no le pidió autorización por lo que hubo violación de derechos de autor.

“Me he acostumbrado a que hombres grandes aparezcan de repente entre los coches o salten desde detrás de las esquinas (…) Publiqué la fotografía de mí usando el ramo como escudo en mi Instagram porque me gustó lo que decía sobre mi relación con los paparazzi, y ahora me demandaban por ello. Me he familiarizado más con verme a mí misma a través de los lentes de los paparazzi que con mirarme en el espejo”, dice en el texto.


Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por Emily Ratajkowski (@emrata) el

“Y he aprendido que mi imagen, mi reflejo, no es mía”, añadió.

“He estado trabajando en una colección de ensayos el último año y no podría estar más emocionada de que New York Magazine haya publicado ‘Buying Myself Back’. Este es un artículo extremadamente personal sobre imagen, poder y consentimiento”, dice la modelo.

Ratajkowski recuerda la vez en la que le mandaron un link de Internet donde habían publicado fotos privadas y que se las había sacado un ex novio hace muchos años.


Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por Emily Ratajkowski (@emrata) el

Finalmente tuvo que “comprarse a sí misma” para que las imágenes no estuvieran más en circulación. “Al día siguiente, le envié el dinero a mi ex. No pensé que podría sobrevivir una vez más a eso. Cambié la seguridad de cientos de fotos por una imagen, una imagen que había sido tomada de mi plataforma y que había sido producida como arte valioso e importante por un hombre”.

Fotos: Instagram