Estas simples frases pueden dañar el autoestima de tus hijos, según expertos

Foto: Pinterest

La infancia es una etapa fundamental para el desarrollo de cualquier persona. Por eso es necesario que los niños crezcan en un ambiente amoroso y saludable.

Sin embargo, educar a un pequeño no es nada fácil y es común cometer errores en su crianza, lo que puede llegar a afectar su desarrollo físico, mental y emocional. De acuerdo con una investigación publicada en el Journal of Physical Activity and Health, estas son algunas frases que podrían perjudicar su autoestima, por lo que es necesario dejar de decirlas.

  • Deberías ser como tus hermanos

Cada individuo es diferente del otro y esas distinciones son las que los hace únicos. Cuando comparamos a un pequeño con alguien más, podemos crear un sentimiento de rivalidad con sus hermanos y hacerle creer que no él no vale lo suficiente.

  • Que exagerado, no llores por eso

Los niños procesan sus emociones de una manera diferente a la de los adultos. Decirles esto minimiza sus sentimientos y los invalida. A la vez, los hace creer que lo correcto es ocultar lo que sienten y piensan.

Foto: Pinterest
  • No seas tonto

Los padres son los primeros que ayudan a construir la confianza de los niños. Es por eso que no debemos menospreciar ni criticar sus habilidades.

  • Ya no te quiero porque te portas mal

Con esta frase, el niño podría desarrollar un deseo compulsivo por querer complacer a los demás, lo cual puede continuar hasta la etapa adulta. Además, puede dejar de lado sus propias necesidades y preocuparse sólo por hacer lo que otros creen correcto.

  • Cállate, no digas tonterías

Para muchos adultos, las opiniones de los niños pueden parecer absurdas y sin sentido. Pero debemos considerar que ellos razonan de manera diferente y más imaginativa, y no por eso debemos invalidar su opinión y hacerle pensar que no cuenta.

  • Las niñas bonitas no lloran

Es importante hacerles ver a las niñas que su valor no depende de su apariencia física, ya que podría crearles inseguridades en un futuro.

  • Eres igual a tu padre (o madre)

Este tipo de frases son comunes cuando hay conflictos de pareja. Los hijos no deben verse involucrados en estos problemas, pues ellos no los ocasionaron, además de que la situación les produce estrés y ansiedad. Además, les crea una mala imagen de sus padres y les hace pensar que parecerse a ellos es malo.

  • No te quiero ver

Cuando los pequeños hacen alguna travesura, se les suele decir esta frase. Puede hacerlos sentir bastante mal, ya que podrían pensar que deseas que realmente desaparezcan.

  • Te ves ridículo con eso

Los niños aún no entienden de reglas de moda y tendencias. Simplemente eligen lo que les parezca más divertido. Decirle que se ve ridículo le causará inseguridad y puede afectar su capacidad de tomar decisiones en un futuro.

  • Me vas a matar de un infarto

Cualquier tipo de frase de este tipo es un chantaje que no tiene propósito alguno para la crianza de los niños. Puede causarle temores innecesarios.

  • No estés de encimoso/empalagoso

Rechazar a los hijos cuando quieren expresar su cariño puede hacerles pensar que no merecen ser amados y le ocasionará problemas para relacionarse con los demás.

  • No hagas preguntas tontas

Los pequeños tienen una necesidad insaciable de aprender sobre lo que les rodea. Es esencial estimular su curiosidad y no frenarla, así podrá llegar muy lejos.

  • Un 9 no es suficiente, tienes que sacar 10

Es importante reconocer el esfuerzo de los niños para que se sientan motivados. Si quieres impulsarlo a más, puedes decirle cosas como: «Hiciste un excelente trabajo, ahora sé que puedes dar más».

  • Tú no puedes, deja que yo lo haga

Al decirles esta frase, pueden pensar que son incapaces de hacer las cosas. Lo mejor es enseñarles con paciencia, usando un lenguaje apropiado para su edad.

  • Eres un flojo

Las frases con adjetivos como flojo, mentiroso, torpe o cualquier calificativo negativo, les dará el mensaje de que ya son de esta manera y no pueden cambiar. La personalidad de un niño no puede definirse por un acto equivocado. Lo recomendable es explicarle sus errores de manera tranquila y buscar juntos una solución.

Fuente: vix.com