Los riesgos de beber demasiada agua que nadie te dice

La hiponatremia es una condición causada por beber demasiado líquido, que consigue diluir las sales y minerales en el cuerpo, y que en algunos casos puede llegar a ser mortal.

Bien lo sabe la corredora Johanna Pakenham, quien hace justamente un año entró en coma después de beber casi cinco litros de agua. Ella tenía esta enfermedad, y ahora que se ha recuperado, quiere concienciar a la población de los peligros de beber demasiado, lo cual choca con el mensaje habitual de los nutricionistas, que aseguran que siempre hay que hidratarse.

“Se nos dice continuamente que el agua es fundamental y muy importante para nuestra salud, pero, como cualquier otra cosa de la que abusamos, puede acabar siendo mortal”, explicó la deportista.

La recomendación siempre es la misma: beber dos litros de agua al día. Pero nadie explica, desgraciadamente, que alimentos como las frutas y las verduras contienen esa agua que tan necesaria nos es. Si se superan las cantidades necesarias para la hidratación (hasta siete litros de agua al día) nuestro cuerpo podría intoxicarse, recoge El Confidencial. 

Los riñones se sobrecargan, comienzan el dolor de cabeza, los calambres musculares y el cansancio a consecuencia de la disolución de sodio y potasio en la sangre, las náuseas e incluso la insuficiencia cardíaca, alucinaciones o convulsiones. En los casos más severos, como el de Johanna, puede derivar en el coma o incluso la muerte.

Foto: Shutterstock.

               MK         MK