Madre acusa que sus hijos fueron expulsados del colegio porque ella vende videos en OnlyFans

 Una madre de California, Estados Unidos, que vende fotografías y videos sexys en línea acusa que sus tres hijos pequeños fueron expulsados ​​del colegio católico al que asistían debido a su actividad.

Crystal Jackson, conocida como Tiffany Poindexter o “Mrs. Poindexter” en la aplicación OnlyFans, reconoció que gana más de 150.000 dólares al mes con sus imágenes, que son tomadas y filmadas por su esposo Chris.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Mrs. Poindexter (@the.real.mrs.poindexter)

Pero su sexy labor la ha ocasionados problemas con la escuela parroquial del Sagrado Corazón de sus hijos en Sacramento, pues han sido expulsados del establecimiento.

El director dijo que la familia ya no es bienvenida en la escuela primaria, e incluso les prohibió recoger las pertenencias de los niños, según CBS.

Jackson dijo que un grupo de mamás descubrió su sitio el verano pasado y comenzó una campaña para sacar a sus hijos de la escuela.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Mrs. Poindexter (@the.real.mrs.poindexter)

En un momento, el grupo envió sobres anónimos que incluían su material explícito a la diócesis y al director, recoge The New York Post.

“Querían sacar a mis hijos que son inocentes de todo esto”, dijo Jackson. “Ahora es como si nos hubieran atrapado, aquí está nuestra vida secreta expuesta”, agregó.

“Su aparente búsqueda de controversias de alto perfil en apoyo de su sitio web para adultos está en conflicto directo con lo que esperamos impartir a nuestros estudiantes”, dijo el colegio en un comunicado.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Mrs. Poindexter (@the.real.mrs.poindexter)

“Por lo tanto, requerimos que encuentres otra escuela para tus hijos y no tengas más asociación con la nuestra”, agregaron.

La mujer dijo que continuaría publicando en su página OnlyFans y que la pareja está solicitando enviar a los niños a otra escuela católica, pero le preocupa que la diócesis de la ciudad los prohíba por completo.

Foto: Instagram.