Migraña crónica: qué es y cómo aprender a vivir con ella

Cuando el dolor de cabeza se vuelve incapacitante, probablemente es porque se trata de migraña. Esta dolencia, que suele ir acompañada de otros síntomas (vómitos, intolerancia a la luz y al sonido), normalmente se manifieste en un solo lado de la cabeza aunque puede generalizarse a ambos lados.

Aún existe cierto desconocimiento al respecto y no se conoce la causa exacta que las provoca. Por lo general los ataques de migraña suelen ser provocados por ciertos olores, la exposición a luces brillantes o cambios hormonales en los pacientes, aunque también tienen un componente genético.

Cuando, además del dolor de cabeza, la migraña viene acompañada de problemas visuales que “avisan” del dolor, hablamos de migraña con aura. El paciente aquejado con este problema ve de una manera extraña, y tras los problemas visuales, llega el temido dolor.

La psiquiatra Kathleen O’Shea explica en Psychology Today que “vivir con migraña crónica es un trabajo de tiempo completo y deberíamos recibir una ayuda (monetaria) para poder afrontarlo. Ansiedad, rigidez de cuello, dolor… ¿cómo no va a afectarle esto a mi familia? Ni siquiera puedo bajar la cabeza. La migraña controla todo lo que hago. No hay consejos para vivir con la migraña, solo trato de recordarte que no estás solo”.

Existen dos tratamientos para la migraña: los analgésicos y los preventivos. Estos últimos se toman regularmente, a menudo todos los días, para reducir la intensidad o la frecuencia de las migrañas. En algunas ocasiones también se receta medicina alternativa, como puede ser la acupuntura o la terapia cognitiva conductual. De la misma manera, establecer algunas rutinas en tu vida diaria pueden ayudar a prevenirlas: las técnicas de relajación, beber mucho líquido, hacer ejercicio regular, dormir y comer a la misma hora, además de evitar también algunos alimentos como el café, el chocolate o los lácteos.

Foto: Shutterstock.